Higiene

Ciclo menstrual después de la extirpación del pólipo endometrial: características de la recuperación de la menstruación

Pin
Send
Share
Send
Send


Mensualmente, después de la extirpación del pólipo endometrial, algunos cambian su carácter y duración; sin embargo, con la eliminación correcta de la formación del pólipo, el ciclo menstrual se restaura completamente después de un cierto período. Para comprender cómo puede cambiar la menstruación, si los retrasos en el ciclo son posibles y cómo pueden ser peligrosos, vale la pena analizar la naturaleza de la influencia de una neoplasia polipo en el flujo del ciclo menstrual.

El efecto de los pólipos en la menstruación.

La formación de pólipos es el resultado de la acumulación a largo plazo de tejido endometrial en un punto particular en el tejido uterino. En el proceso, tales crecimientos aumentan, adquieren cierta estructura, se llenan con vasos sanguíneos y tejido conectivo.

Como resultado de la ampliación del pólipo, son posibles diversas manifestaciones clínicas y transformaciones patológicas en los tejidos. Dado que la formación de pólipos es provocada por la deficiencia de progesterona, los trastornos hormonales también afectan el ciclo menstrual.

Con el desarrollo de formaciones de pólipos, generalmente puede notar los siguientes cambios en el ciclo menstrual:

  • La menstruación se vuelve más abundante, una gran cantidad de sangre en la descarga, que puede amenazar el desarrollo de la anemia,
  • la naturaleza intermitente de la menstruación, que significa la presencia de una descarga pulmonar insignificante entre el sangrado mensual regular, como la respuesta de un organismo a la presencia en el útero de una formación extraterrestre agresiva,
  • la duración de la menstruación aumenta, debido a la proliferación de tejido endometrial,
  • el dolor aumenta a medida que las contracciones espasmódicas del útero se vuelven más frecuentes.

Cuando las neoplasias poliposas retrasan la menstruación es también un fenómeno muy común. Los retrasos son causados ​​por cambios hormonales, y las hemorragias por anovulación a menudo no permiten que una mujer siga la dinámica del ciclo.

La intensidad de la menstruación con pólipos.

En presencia de neoplasias poliposas en el endometrio, la menstruación puede volverse más intensa y contraerse. Uno de los factores del fenómeno en la dinámica de la menstruación es la ubicación de la forma de pólipo.

La menstruación se vuelve escasa y corta en caso de que el pólipo se encuentre en el canal cervical.

El nuevo crecimiento interfiere con la secreción del endometrio desde la cavidad uterina, lo que puede provocar el desarrollo de procesos inflamatorios y causar transformaciones patológicas graves. Como resultado de este proceso, también es posible sangrar fuera de la menstruación, ya que el endometrio muerto no puede abandonar completamente el útero. Existe la posibilidad de dicha descarga y antes del inicio de la menstruación. Por lo general, son de color marrón y tienen un fuerte olor característico.

Si el pólipo se encuentra en la parte externa del útero, puede provocar un aumento en la intensidad de la menstruación debido al aumento del trauma de la superficie y la irritación constante de los tejidos patológicos.

Esto sucede durante el sexo o el uso de anticoncepción intrauterina. La educación dañada y polémica puede inflamar y convertirse en un foco de lesiones purulentas infecciosas, después de lo cual es posible el flujo vaginal volátil característico de un tono marrón pardo, no asociado con la menstruación.

Eliminación de pólipos y mensual.

En la mayoría de los casos, los pólipos se extirpan después de completar el ciclo menstrual. Sin embargo, hay un punto de vista opuesto, que consiste en el hecho de que la eliminación de las formaciones de pólipos durante la menstruación es más fisiológica, ya que el endometrio dañado ya se encuentra en la etapa de destrucción; por lo tanto, el daño al cuerpo será mínimo. Sin embargo, las secreciones de sangre y el engrosamiento del endometrio que están presentes en la cavidad de trabajo no contribuyen a la implementación de una operación efectiva, y existe un alto riesgo de que un fragmento de tejido anormal que no se extraiga pueda permanecer en el útero, lo que lleva a una recurrencia de la educación y posibles procesos inflamatorios e infecciosos.

La histeroscopia o polipectomía, a pesar del alto nivel de equipo moderno y el aumento de la eficacia, todavía se asocia con el riesgo de algunas complicaciones que pueden conducir a cambios patológicos irreversibles en el cuerpo femenino, en particular, la infertilidad y la aparición de tumores malignos.

Por lo tanto, cuando se elimina un pólipo, se envía inmediatamente para un examen histológico, con el fin de identificar el material celular maligno. Y el tejido endometrial extraído durante la menstruación, no puede ser muy informativo, porque ya han sido sometidos a destrucción.

Algunos médicos recomiendan extirpar un pólipo durante la menstruación, si el sangrado es demasiado intenso y prolongado, y es necesario realizar un legrado para detenerlo.

Manchado después de la cirugía

Después de la extirpación del pólipo, es posible una pequeña descarga sanguinolenta de carácter anovulatorio. Estos son residuos del endometrio funcional muerto y partículas de cáscara de sangre seca en una costra formada en el endometrio después de la cauterización. Estas descargas deben detenerse a más tardar 10 días después de la cirugía.

Si el sangrado continúa y se vuelve más intenso, debe comunicarse de inmediato con un especialista.

Además, estas secreciones pueden completarse debido a espasmos en el canal cervical, pero este fenómeno es muy peligroso, ya que el líquido, que permanece en el útero, puede causar un proceso inflamatorio.

Cuando comienzan los períodos menstruales regulares, estos problemas se pueden minimizar por sí mismos, ya que todos los restos de endometrio muerto y tejidos patológicos pueden producir secreciones de sangre. Sin embargo, no vale la pena esperar esto, y si el sangrado es prolongado después de extirpar el pólipo, es mejor consultar a un ginecólogo y realizar una investigación médica adicional.

El sangrado prolongado puede indicar la presencia en el cuerpo concomitante de patología no identificada, que requiere atención médica.

Ciclo menstrual después de la eliminación de la formación de pólipos

Si la operación para extirpar un pólipo es exitosa y la recuperación se realiza a un ritmo normal, el ciclo menstrual generalmente se restaura dentro de un mes después de la intervención. La menstruación comienza a los 30 a 40 días después de la extirpación de una neoplasia polípica y, por primera vez, es probable que sea escasa y corta.

Los primeros períodos menstruales después de la cirugía se ven afectados por un ciclo de antibióticos y terapia hormonal, que se atribuyen como un complejo de intervenciones de fármacos restaurativos y de apoyo.

Por lo tanto, si el paciente solía tener períodos abundantes, no tenga miedo de una pequeña cantidad de alta y de una corta duración de la menstruación.

Normalmente, los expertos dicen que la menstruación comenzará en el momento posterior a la extirpación del pólipo, cuando el sistema reproductivo comience una recuperación final. Sin embargo, de hecho, el sangrado menstrual todavía no es el signo final de una rehabilitación exitosa, y el paciente todavía necesitará supervisión médica cuidadosa y consultas regulares con un ginecólogo durante algún tiempo.

Cuando comience el período mensual, puede seguir la dinámica del curso del ciclo menstrual durante un tiempo, analizar los cambios que han aparecido. El resultado de estas observaciones es familiarizar al médico tratante.

En general, la extirpación de un pólipo tiene un efecto positivo en la dinámica del flujo del ciclo menstrual, la menstruación se estabiliza y se vuelve menos dolorosa.

La regularidad del ciclo también vuelve a la normalidad. La estabilización de los niveles hormonales sugiere un desarrollo normal del huevo y la posibilidad posterior de su fertilización. Los problemas con la concepción pueden desaparecer completamente de la vida del paciente, aunque con el propósito de la profilaxis después de extirpar el pólipo, se recomienda abstenerse de la intimidad sexual durante al menos un mes. En cuanto a la planificación del embarazo, se recomienda comenzar los intentos de concebir a un niño seis meses después de la operación, cuando el cuerpo de la mujer se haya recuperado por completo.

Largas demoras de la menstruación después de la extirpación de un pólipo: posibles causas

Mensualmente, el legrado puede comenzar bastante tarde, después de 40 a 50 días o más, especialmente si el tejido endometrial se ha visto profundamente afectado.

Incluso si lo mensual no comienza después de la fecha límite, esto en sí mismo no es una señal crítica. Si la rehabilitación del paciente es normal en todo lo demás, la ausencia de la menstruación es probablemente una respuesta natural del cuerpo al estrés y al curso de la terapia con antibióticos.

Sin embargo, el uso de medicamentos hormonales que restauran el nivel de progesterona en la sangre contribuye a la regulación del ciclo y la normalización de la actividad vital del sistema reproductivo en su conjunto. El cuerpo femenino se rehabilita de forma bastante dinámica después de la intervención, y después de unos meses, se completa el proceso de recuperación.

Si no hay menstruación durante mucho tiempo después de la cirugía, y el bienestar del paciente se deteriora drásticamente sin razón aparente, las sensaciones dolorosas se intensifican; esta es una razón para acudir al ginecólogo, ya que puede indicar el desarrollo de patologías ginecológicas concomitantes en el cuerpo del paciente.

Pin
Send
Share
Send
Send